Imprimir
PDF

Reparación de Rectocele

Es el descenso del recto en el canal de la vagina. Habitualmente, el rectocele se debe al debilitamiento de los músculos que conforman el suelo pélvico y puede ir acompañado de cistocele (descenso de la vejiga) y prolapso uterino (descenso del útero), patologías que también se incluyen en el prolapso genital. Con todo, el rectocele también puede existir sin estos otros problemas.

Los factores de riesgo que predispone son los partos mal atendidos, el nacimiento vaginal, la tos crónica, la constipación crónica y la obesidad.

Los síntomas son similares al cistocele, tales como presión pélvica, sensación de cuerpo extraño vaginal y constipación. Incluso en casos muy avanzados la paciente tiene que introducir sus dedos en la vagina para reducir el rectocele para poder defecar. La corrección quirúrgica consiste en recortar y suturas los tejidos excedentes.

Actualmente estamos realizando igual que cistocele la corrección quirúrgica más avanzada utilizando malla o injertos para darle soporte a la pared posterior la vagina y así evitar las hernias. Con estas técnicas quirúrgicas bien indicadas y realizada por Uroginecólogo debidamente entrenados sus éxito quirúrgico se aproxima al 95 % con mínimas recidivas. Procedimiento de 45 a 50 minutos de duración y su manejo es de carácter ambulatorio.